Se encuentra usted aquí

Inicio

 

FALTA  RECONOCER PARTICIPACIÓN DE LAS MUJERES

La medicina tradicional es parte de la vida de Betty Pérez, quien desde hace más de 20 años trabaja en los procesos de reconocimiento de los pueblos indígenas salvadoreños y de los conocimientos 

y saberes de estos, muchos practicados por mujeres. Forma parte del Consejo Coordinador Nacional Indígena Salvadoreño (CCNIS) y de la red de mujeres indígenas, que trabajan con diferentes instituciones gubernamentales y extranjeras para lograr mayor participación de los pueblos indígenas. El proceso ha sido difícil y aunque se han abierto espacios para los pueblos indígenas considera que estos deben ser fortalecidos, para alcanzar una participación plena y efectiva. “No es solamente que me lleven y me escuchen, sino hasta qué punto lo que hablo se escucha de a de veras y se pone en acción. Eso falta todavía que se haga”, expresó.Particularmente en tomar en cuenta a las mujeres. “Hay algunas deudas, una de las deudas que todavía falta reivindicar es la parte de tomar en cuenta el rol de la mujer, la participación de la mujer, los conocimientos y saberes de la mujer indígena en estos procesos. Porque hay una política para mujeres, hay leyes para mujeres, pero la mujer indígena se queda relegada siempre”, comentó.Agregó que las mujeres indígenas tienen incluso diferencias con las poblaciones del área rural, campesinos y obreros.

“Por otro lado, los pueblos indígenas, y la mujer indígena en particular, tienen su propia forma de ver la vida, tienen su propia forma de curarse, tienen su propia forma del cultivo, es decir, lleva la fase de la luna, pero además los conocimientos de la cosmovisión”, agregó.Aunque podría parecer un tema polémico, no habla de igualdad de género, sino más bien de igualdad de derechos entre la mujer y el hombre. “¿Por qué tiene que ganar menos un hombre en el campo que una persona en la ciudad? ¿Por qué tiene que ganar menos una mujer que un hombre?”, cuestiona.Para ellos es importante el principio de la complementariedad y el rol que cada uno juega.

“El hombre y la mujer se necesitan, porque su energía es femenina y es masculina”, dijo.Reconoce que el Gobierno hace algunos esfuerzos por visibilizar a los pueblos indígenas y que actualmente están en la elaboración del plan de acción mundial de la Conferencia Mundial de Pueblos Indígenas, que sería un documento marco para abordar también la problemática de las mujeres, juventud y niñez en el país.

De acuerdo con los datos que manejan, para 2009 los pueblos indígenas rondaban el 17 % de la población. CCNIS estima que para 2017 llegue a un 20 %, aunque en el censo de población de 2007 “nos hicieron un proceso de exterminio técnico, en donde nos relegan al 0.2 %”, aseguró.Considera que eso fue preparado así, para que no aparecieran. “Eso no es bueno para una nación, porque una nación entre más da a conocer la identidad cultural que todavía tiene y esa riqueza de sus pueblos indígenas es importante”, dijo Pérez, quien se autodetermina nahua-pipil.Afirma que no les beneficia en implantar modelos de vida inadecuados.

“Así como las mujeres sufrimos, mujeres indígenas sufrimos diferentes tipos de violencia a causa de las políticas transculturalizadoras, así también en todos los procesos de vida”, indicó. Agrega que esos procesos también inciden en una educación “occidentalizada” de sus hijos. “Para nosotras las mujeres es preocupante, porque el sistema nos ha llevado a ese proceso de desquebrajamiento, de desorganización del petate de vida que ha sido nuestro eje conductor”, sostuvo Pérez.

http://www.laprensagrafica.com/2017/03/08/falta-reconocer-participacion-...