Se encuentra usted aquí

Inicio

PUEBLOS INDÍGENAS DE EL SALVADOR ANTE EL DESPLAZAMIENTO INTERNO

San Salvador, El Salvador
17 de agosto de 2017

En el marco de la visita a El Salvador de la Relatora Especial de la ONU sobre Desplazamiento Interno, Cecilia Jimenez-Damary, de nacionalidad filipina, se sostuvo una reunión con el Equipo Nacional de Conducción Indígena con el objetivo de conocer la situación que afecta a los Pueblos Indígenas en El Salvador respecto a la problemática del desplazamiento interno el país.

En la reunión se hizo referencia que con la defensa de los territorios donde co-habitamos los Pueblos Indígenas se está vinculado a la amenaza constante de industrias extractivas, que impulsan acciones para desplazar, por vía legal o por engaños a las comunidades de los Pueblos Indígenas, abarcando lugares sagrados, legado de nuestros ancestros, destruyendo el arraigo y la conexión existente entre el ser humano y la madre tierra, como parte fundamental de la cosmovisión indígena. Así mismo se hizo un análisis donde los Pueblos Indígenas nos vemos afectados mediante la ejecución de mega-proyectos de inversión en la construcción de infraestructuras, causando el desplazamiento provocando impactos socio-culturales a comunidades de los Pueblos Indígenas; además, poniendo en peligro los ecosistemas donde co-habitamos y desarrollamos nuestros sistemas vida poniendo en práctica nuestros conocimientos y saberes para garantizar la sostenibilidad de la vida en nuestras comunidades.

Otro de los principales problemas está relacionado a los efectos adversos del cambio climático a nivel territorial se han convertido en una nueva causa de desplazamiento para los Pueblos Indígenas, generado el desarraigo y fragmentación de las comunidades, que ponen en peligro la continuidad de los conocimientos, saberes e identidad cultural.

Además se hizo mención que El Salvador es el primer país a nivel mundial en la elaboración del Plan Nacional de Pueblos Indígenas de El Salvador (PLANPIES), un compromiso del Estado salvadoreño, asumido en el marco de la reunión plenaria de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas, denominada Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas (CMPI), realizada en septiembre de 2014, documento que ha sido validado por los Pueblos Indígenas e Instituciones de gobierno que nos plantea nuevos retos para su aplicación en el país, coincidiendo con la celebración del 10º Aniversario de la Declaración de la ONU sobre Derechos de Pueblos Indígenas.

La efectiva aplicación de este Plan, contribuirá a reducir los niveles de desplazamiento de las familias y comunidades indígenas, garantizando el acceso a tierras desde la visión de los Pueblos Indígenas, favoreciendo a la estabilidad familiar y comunitaria en áreas como la seguridad y soberanía alimentaria, aumentar los niveles nutricionales en la niñez y juventud Indígena, mejorar la calidad de vida basada en la puesta en práctica de los conocimientos y saberes Indígenas en cuanto a la producción agrícola, reduciendo los niveles de vulnerabilidad ante eventos naturales extremos causados por el Cambio Climático, entre otros. Mencionando que todavía no está oficializado por el Presidente de la república, esperando su lanzamiento, más sin embargo, las estructuras organizativas representativas de los Pueblos Indígenas hemos asumido el compromiso de generar procesos operativos y de gestión para avanzar en su aplicación.